En sintonía con la intención del Papa Francisco para la cuaresma, nosotros cristianos católicos nos comprometemos a hacer efectiva nuestra caridad cristiana con aquellos hermanos y hermanas que son menos favorecidos de nuestra sociedad. Traigo a colación un extracto del mensaje del Papa Francisco para la cuaresma  «la codicia es la raíz de todos los males» (1 Tm 6,10). Esta es la causa principal de la corrupción y fuente de envidias, pleitos y recelos. El dinero puede llegar a dominarnos hasta convertirse en un ídolo tiránico (cf. Exh. ap. Evangelii gaudium, 55). En lugar de ser un instrumento a nuestro servicio para hacer el bien y ejercer la solidaridad con los demás, el dinero puede someternos, a nosotros y a todo el mundo, a una lógica egoísta que no deja lugar al amor e impide la paz«.

DESCARGAR PDF